c/ Londres 38 Bajos Barcelona 695 22 86 22 info@drahigueras.com

  • Inicio
  • TRATAMIENTO DE LA PARÁLISIS FACIAL

TRATAMIENTO DE LA PARÁLISIS FACIAL

25 mayo, 2019 Carmen Higueras

La expresión facial es fundamental para la comunicación y la integración social, de tal manera que una parálisis facial  tiene un importante impacto negativo en la vida de los pacientes. Además, estos pacientes presentan dificultad para cerrar el ojo, que puede provocarles lesiones oculares, dificultad para hablar, dificultad para comer, mordeduras de la mucosa bucal, etc.

El foco principal de la reanimación facial es la rehabilitación de la sonrisa.

Hay diferentes técnicas de reanimación facial y su indicación va a depender del tiempo de evolución de la parálisis, la edad del paciente, la causa de la parálisis, las enfermedades concomitantes, etc.

En parálisis de corta evolución  (hasta 2 años) es posible realizar técnicas de reinervación , trayendo estímulo nervioso desde otros nervios de la cara o el cuello.

Técnicas de transposición nerviosa hipogloso-facial o masetero-facial o facial- facial contralateral.

Cuando es una parálisis de larga evolución o las técnicas de reinervación no han funcionado, estarían indicadas las técnicas de transferencia muscular. Se trata de traer un músculo de otra parte del cuerpo para que de movimiento a la cara. Este músculo donante podemos obtenerlo del muslo o del cuello del propio paciente. Después de la operación el paciente debe aprender con un programa de rehabilitación a sonreír de nuevo con este nuevo músculo.

Músculo gracilis neurotizado a nervio masetero o facial contralateral.

Músculo esternohiodeo neurotizado a nervio masetero o facial contralateral.

Técnica pionera presentada por la Dra. Higueras en la 53 edición del congreso nacional de la SECPRE que tiene lugar en Madrid del 22-24 Mayo 2019 (click aquí).

Las técnicas estáticas consisten en realizar lifting faciales, suspensiones de la comisura bucal, colocación de un peso de oro en el párpado para poder cerrar el ojo etc.

Todas estas técnicas consiguen una mejoría en reposo pero no devuelven el movimiento y estarían indicadas como tratamientos complementarios a las técnicas dinámicas o en pacientes de edad avanzada o que rechacen de entrada las técnicas anteriores.