c/ Londres 38 Bajos Barcelona 695 22 86 22 info@drahigueras.com

  • Inicio
  • Elevación mamaria o Mastopexia

Elevación mamaria o Mastopexia

9 enero, 2019 Carmen Higueras

¿Qué es la mastopexia?

La mastopexia o elevación mamaria es la intervención quirúrgica con la que conseguimos un levantamiento y remodelado de las mamas.  Con el paso del tiempo, los embarazos o los cambios de peso, la piel y los tejidos van perdiendo elasticidad y firmeza y las mamas van perdiendo el aspecto juvenil, de forma que pierden la forma y tienden a caer.

En la mastopexia es mínima la extirpación de tejidos, en algunas ocasiones se usan prótesis para dar volumen y proyección a las mamas una vez éstas se han recolocado  en su posición ideal.

En la primera consulta, el cirujano plástico podrá evaluar el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y el estado general de salud de la paciente.

Realizará además una exploración mamaria y, en aquellos casos en los que lo crea necesario, solicitará una mamografía.

Junto con la paciente determinará el tamaño y la forma que previsiblemente tendrán sus mamas y las alternativas y/o la combinación de procedimientos más indicados para ella.

Los resultados de la operación son duraderos pero no son permanentes, los cambios de peso, embarazos y edad son los factores de los que dependerá.

Las cicatrices de esta intervención, son permanentes, aunque el cirujano plástico hará cuanto esté en su mano para que se noten los menos posible, con el tiempo se disimularán.

CIRUGÍA Y POSTOPERATORIO DE LA MASTOPEXIA

La mastopexia es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado.

Requiere una noche de ingreso.

La operación suele realizarse bajo anestesia general  y dura en torno a 2-3,5 horas.

Las incisiones son muy variables dependiendo de las características del seno y de los objetivos de la cirugía. Las suturas se realizan alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde ella y a lo largo del surco bajo la mama. En determinados casos, cuando la mama es pequeña y está poco caída, la incisión se realiza sólo alrededor de la areola. Puede ser necesario colocar una prótesis debajo del tejido mamario o del músculo pectoral en mamas con poco volumen.

Tras la cirugía, la paciente podrá realizar vida casi normal a las 24 o 48 horas, evitando los los esfuerzos físicos durante el primer mes.

Durante las dos primeras semanas se puede sentir dolor en las mamas y tener una disminución de sensibilidad en los pezones, pero la mayoría de las molestias se controlan bien con los antiinflamatorios y analgésicos prescritos por el cirujano plástico.

Los apósitos se retiran en unos días y serán sustituidos por un sujetador especial que deberá llevarse al menos durante el primer mes.