Rinoplastia

La rinoplastia o cirugía de la nariz es un procedimiento quirúrgico empleado para modificar la forma de la nariz. La rinoplastia se realiza no sólo con fines estéticos, sino también para corregir problemas respiratorios o secuelas de traumatismos.

La nariz ocupa una posición central en la cara y es por tanto el elemento más visible y que confiere un rasgo característico esencial. La finalidad de la rinoplastia es conseguir una nariz integrada dentro del resto de la cara para proporcionar una expresión agradable y armónica, y que no se note una “nariz operada”.

Financiación a tu medida

En qué consiste la cirugía

Hay dos tipos de cirugía de la nariz o rinoplastia: rinoplastia abierta y rinoplastia cerrada.

Con esta cirugía se puede cambiar la forma de la nariz para hacerla más proporcionada y acorde con el resto de la cara, se puede disminuir o aumentar el tamaño y proyección de la punta, corregir una posible desviación del tabique nasal, mejorar el aspecto externo y también la respiración. La rinoplastia puede ser abierta o cerrada, la diferencia para el paciente es una mínima cicatriz de un par de milímetros en la columela de la nariz, entre los dos orificios nasales, prácticamente imperceptible. Dependiendo del caso, se elegirá una u otra técnica. Con la rinoplastia abierta, se obtiene un amplio campo de visión de todas las estructuras nasales, por lo que se puede realizar un diagnóstico más acertado del problema y llevar a cabo un tratamiento más adecuado. Gracias a la rinoplastia, se pueden corregir defectos que impidan una correcta respiración, es lo que denominamos rinoplastia funcional. Asimismo se puede mejorar la apariencia externa de la misma, reducir el tamaño de una nariz grande y estrechar una nariz ancha, mejorar la forma de la punta nasal, elevarla si está caída, afinarla, etc.

Para ello, se extirpan parte de los cartílagos que componen la estructura de la nariz, se realizan suturas que ayuden a dar una forma más adecuada a estos cartílagos y se pueden incluso fracturar los huesos nasales para cerrar una nariz que sea muy ancha o para evitar complicaciones posteriores.

No existe una nariz bonita que quede bien en todas las personas, por lo que habrá que adaptar cada operación de nariz a las necesidades de cada nariz y de cada paciente.

La duración aproximada de una rinoplastia es de 1 a 2 horas. Se realiza bajo anestesia general y la o el paciente ha de permanecer 24 horas en la clínica.

Preoperatorio

Como en cualquier operación quirúrgica, es necesario realizar unas pruebas previas para descartar cualquier irregularidad que pudiera contraindicar la intervención. Las pruebas preoperatorias consisten en una analítica, un electrocardiograma y una visita pre-anestésica.

Deberá poner en conocimiento del anestesista si toma algún medicamento, si fuma, antecedentes médicos importantes y cirugías recientes.

Post-operatorio

Recomendamos estar acompañado en el momento del alta. En ocasiones el paciente deberá llevar unos taponamientos nasales y/o una pequeña férula de escayola en el dorso de la nariz, cursa con una importante inflamación y a veces con hematomas, que pueden durar entre 2 y 4 semanas según el paciente.

La nariz es un rasgo muy característico de cada persona y se encuentra situada en un sitio bien visible, por lo que cualquier actuación sobre ella debe ir orientada a potenciar la belleza de la persona dentro de la naturalidad, evitando en todo momento el resultado de “nariz operada” que tanto estigmatiza.

Somos especialistas en Rinoplastia en Barcelona.

¿Qué debes saber antes de la operación?
Técnica
Rinoplastia abierta Rinoplastia cerrada
Cirugía
Anestesia general Duración: 90 - 120 minutos Ingreso 1 noche en clínica
Recuperación
De 2 a 3 semanas Férula nasal 1 semana