Liposucción

La liposucción o lipoescultura es un procedimiento quirúrgico empleado para eliminar depósitos de grasa en distintas partes del cuerpo: caderas, muslos , rodillas, tobillos, brazos , abdomen, mamas, cara y cuello, etc. No es un tratamiento de la obesidad ni un sustituto a la pérdida de peso, pero sí sirve para corregir aquellos acúmulos de grasa que no se van ni con la dieta ni con el ejercicio.

La liposucción está indicada en aquellas mujeres y hombres que tengan excesos de grasa localizada.

Financiación a tu medida

En qué consiste la cirugía

La liposucción o lipoescultura, es una técnica quirúrgica que consiste en aspirar la grasa introduciendo un tubo o cánula conectada a un sistema de vacío.   Se realiza siempre en quirófano, con anestesia local o general, según sea el tamaño de la zona a tratar o si se realiza en varias zonas al mismo tiempo.  El tiempo en quirófano también dependerá de las áreas y de la cantidad de grasa a eliminar.

Se realiza una incisión por donde se introducen las cánulas con las que primero se infiltra una solución anestésica y vasoconstrictora y a continuación las cánulas de liposucción, con las que succionamos el exceso de grasa.  

En la mayoría de liposucciones no se requiere ingreso hospitalario, salvo en aquellas intervenciones extensas, que es necesario un ingreso de 24 horas.

La duración aproximada de la intervención será entre 1 y 2 horas.

Las cicatrices son mínimas sin embargo de manera excepcional pueden aparecer cambios de pigmentación o ciertas asimetrías.

Algunas veces es una cirugía complementaria a otras intervenciones como pueden ser la abdominoplastia, el lifting facial

La liposucción no es un tratamiento para perder peso, sino un tratamiento para corregir regiones corporales con depósitos de grasa generalmente rebeldes a las dietas y al ejercicio. Los resultados pueden ser duraderos siempre que el paciente mantenga una dieta adecuada y practique ejercicio periódicamente.

Preoperatorio

Como en cualquier operación quirúrgica, es necesario realizar unas pruebas previas para descartar cualquier irregularidad que pudiera contraindicar la intervención. Las pruebas preoperatorias consisten en una analítica, un electrocardiograma y una visita pre-anestésica. 

Deberá poner en conocimiento del anestesista si toma algún medicamento, si fuma, antecedentes médicos importantes y cirugías recientes.

Post-operatorio

Una vez finalizada la intervención se coloca una faja, medias o vendaje en la zona tratada y de esta manera se controla la inflamación, además se ayuda a la piel a adaptarse al nuevo contorno del cuerpo.   Estas prendas compresoras se han de llevar durante todo el día durante el primer mes aproximadamente.

En el postoperatorio es conveniente administrar antibióticos para prevenir posibles infecciones y otros medicamentos para el dolor.

La recuperación es un proceso gradual, los primeros días, las zonas intervenidas estarán inflamadas y con hematomas, que irán desapareciendo de forma progresiva.  Hay casos en el que la inflamación puede durar hasta seis meses, pero a las pocas horas se puede empezar a hacer vida normal.

El paciente ha de caminar para prevenir la formación de trombos venosos en las piernas, es conveniente la práctica de ejercicio, sin realizar ninguna actividad muy intensa hasta pasado un mes desde la intervención.

Se retiran los puntos entre siete y diez días después de la operación.

Es recomendable evitar el sol y los rayos UVA durante los dos primeros meses para que no se formen manchas oscuras en la piel.


Contraindicaciones:

No se aconseja realizar una liposucción a personas con obesidad y/o sobrepeso, con problemas de extrema flaccidez. Además esta intervención tiene las contraindicaciones habituales de cualquier cirugía.

¿Qué debes saber antes de la operación?
Técnica
Aspiración de la grasa mediante la introducción de una cánula. Cicatrices: pequeñas incisiones poco visibles.
Cirugía
Anestesia local o general, dependiendo zonas a tratar. Duración: Variable según zonas a tratar Ambulatoria o Ingreso 24 horas en clínica
Recuperación
El tiempo de recuperación depende de las zonas tratadas. Por lo general se puede retomar la actividad habitual en 1-2 semanas. Se debe caminar lo antes posible de forma pausada. Prenda compresiva durante 4 semanas